La crónica de Carlos Del Valle

YO CREO

Tras la destitución más que cantada de Egea tras la debacle del domingo le llegó la oportunidad a Javier Rozada, como siempre, con división de opiniones. Unos ya lo pedían el año pasado, otros que iniciase la temporada y otros, entre los que me incluyo, no lo veíamos como opción.

No soy muy fan de las ruedas de prensa de los entrenadores, casi siempre, son más un ejercicio de retórica que de condición futbolística, sin embargo, me gustó lo que le oí, frases como “resetear la cabeza de los jugadores”, “sistema flotante”, “buscar un equipo con el que se identifique el público”, etc.. suponían una declaración de intenciones que me gusta, al menos da la sensación de que aquí va a jugar el que lo merezca.

Con toda esa incertidumbre para mí, llegó el partido ante el Extremadura con la necesidad de ganar para salir o al menos sumar para no descolgarse aún más. Aunque el planteamiento no fue una revolución, si mostraba una declaración de intenciones.

Mossa recibía un “indulto” a pesar de las ultimas actuaciones, Arribas mantenía el puesto y Bolaño ocupaba el de Javi Fdez y Diegui ocupaba el puesto de un “inválido” Nieto, con un mensaje claro del Mister, si no fuese por la lesión, jugaba Lucas.

En el medio Lolo y Edu ocupaban el puesto de Jimmy y Tejera, mientras que arriba se repetía formación.

El partido comenzó mal, con un Oviedo nervioso, con miedo, prueba de ello es la jugada esperpéntica del gol que anula el VAR y que es un síntoma claro de un equipo sin confianza.

Los primeros 25 minutos fueron difíciles de digerir, con los medios excesivamente encastrados en la defensa y sin medular, lo cual nos obligaba a recurrir al balón en largo continuamente, hasta que un cabezazo al larguero de Cortina a la salida de un corner parece que sacudió los miedos y el equipo comenzó a jugar con algo más de soltura, especialmente con las combinaciones de Berjon con Mossa y la lucha de Sangalli que dejaron a Bárcenas en bastante mal lugar, ya que el panameño a día de hoy no está.

La segunda parte comenzó de forma similar, hasta el minuto 60 donde Rozada, a diferencia de Egea, retiró al medio con tarjeta para dar entrada a Jimmy y dio entrada a Joselu por un muy pobre Bárcenas. En esos minutos el Oviedo lo intentó, buscó la portería, pero en una mala jugada de Jimmy, un error garrafal, perdió un balón donde no se puede perder y de repente todos los fantasmas aparecieron en el Tartiere estando nuevamente debajo en el marcador.

Otra vez, decíamos en la grada, pero esta vez fue diferente, la grada apoyó al equipo, que en lugar de hundirse, reaccionó, especialmente el entrenador, hizo el cambio que ameritaba.

Retiró a un Arribas que fue incapaz de hacer una defensa al hombre, para dar entrada a Borja y cambiar el sistema. Lolo a pesar de formar como medio, estaba siendo un quinto central, tanto por su posición en el campo como por ser el único en defender los balones frontales.

Jimmy quedaba de medio centro defensivo para guardar las espaldas a Sangalli y Borja como interiores, lo cual nos dio muchas ventajas, tener un jugador para cubrir la espalda de Saul y Joselu tras pérdida y sobretodo, llegar a los balones divididos con dos hombres en vez de uno, es curioso que tras este cambio esos balones empezaron a ser nuestros.

Quince minutos de mucha intensidad, una reacción desde el banquillo y una gran lectura de partido que al menos a mí me hacen creer. El trabajo de Sangalli y Borja, la libertad que Saul tuvo al tener la espalda cubierta, la presión y los desmarques de Joselu, todo para enviarle tres balones a Ortuño que uno acabó dentro y sobretodo la sensación de que fuimos capaces de revertir una situación complicada y que hicimos que nuestro rival no nos supiese defender. De hecho creo que pudimos haber ganado el partido si hubiésemos tenido un poco más de tiempo.

La situación es compleja, pero insisto, creo en este hombre, que va a ser capaz de sacarnos adelante. Ayer creo que ha visto que necesitamos jugar con tres medios para ganar presencia en el campo, le queda mucho trabajo por hacer y el domingo es un buen día para conseguir la primera victoria, estoy convencido que cuando caiga la primera y veamos que las cosas salen, el equipo irá para arriba

Sobre los jugadores

Nereo; poco trabajo ayer, lo más destacado que hizo fue sacar de puerta. No pudo hacer nada en el gol. Aprobado

Diegui; menuda liada que hizo en el minuto 4, esperemos que Lucas se recupere porque de los dos laterales derechos que hemos visto esta temporada, ni uno ni otro. Un 2

Arribas; bien en el balón largo, fatal en el cuerpo a cuerpo. A día de hoy no es el central que necesitamos. Un 4

Bolaño, guste o no, ayer fue el que mandó atrás, no descartaría para el domingo que la pareja fuese Bolaño-Lolo, al menos los dos van duro y bien por arriba. Un 6.5

Mossa, buen partido, volvimos a ver al Mossa que subía la banda y doblaba a Saul y ponía balones. Cerró bien su banda. Esperemos que siga así al menos. Un 6.5

Lolo; mejor como central, ganó el juego aéreo, pero no es jugador para distribuir el balón y echar para adelante. Un 6

Cortina, el primero que esta temporada gana un balón yendo al suelo. Necesita minutos y calma, es posible que tener a Rozada como entrenador que lo conoce acabe sacando al futbolista que lleva dentro. Un 6

Saúl, mejor. Ayer sobretodo al final vimos al Saúl que queremos ver, metiendo balones al área buscando el juego, con Borja cerca tuvo más espacios para hacer cosas ya que el hecho de aumentar la presencia arriba hace que el rival no lo pueda marcar tan en corto. Un 7

Sangalli, nuestro multiusos. Es a día de hoy, el único jugador junto con Borja y Saul capaz de ganar duelos contra dos o tres rivales, se tuvo que buscar la vida en la primera parte ante la ausencia de Bárcenas. En la segunda parte estuvo metido en casi todas las jugadas de ataque del equipo. Un 8

Bárcenas, puedo entender que un jugador este bajo de forma, pero que ni siquiera haga el amago de apretar al rival es imperdonable ya que eso hace que le rival saque el balón con más calma y que tenga más tiempo para pensar. Ayer fue un desastre: un 2

Ortuño; es un auténtico 9, rematador y ayer incluso hasta peleón, varias jugadas lo pudimos ver dando apoyo por la banda y trabajando. Nuevo golito para la cuenta. Un 7.5

Jimmy, error muy grave, de los que no se pueden cometer. Un 3

Joselu, salió a trabajar y abrir espacios, poco a poco hay que recuperarle. Un 6

Borja, partidazo. Salió, paró el juego y mandó, lo que esperamos de un jugador de su calidad, caviar del bueno. Un 9

En fin, el domingo toca seguir así, sin miedo y a por el partido. Creo que quedó manifiesta la línea por donde debemos plantear el partido, nos hace falta ir recuperando jugadores para la causa y que el técnico vaya trabajando.

Un equipo de fútbol necesita varias cosas, intensidad, gol y trabajo táctico. Ayer hubo intensidad, gol hay, el trabajo táctico está en manos de Rozada

HALA OVIEDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s